Crearon la silenciosa estructura
del Sistema provincial de salud

 
 
Enfermera destacada. Alba Churrarín, Dra. Elsa Moreno, Dina Tomio. Acto, en que Dina Tomio recibe el “Premio Galardón Nacional “por su destacado trabajo realizado en Neuquén del ’70 al ’90, en la reconversión de enfermeros. Entrega el premio la lic. Alba Churrarín. La Dra. Moreno fue la hacedora juntamente con Dina Tomio del Sistema de
Salud Neuquino.
En el año 1940 el Dr. Eduardo Castro Rendón previó organizar el “Sector Enfermería” para la atención de los pacientes del Hospital Regional.

Disminuir tamaño
Aumentar tamañoCambiar tamaño  Imprimir Imprimir
 
       
   
   
 

Dina, Marta y Alba: tres mujeres que con su tesón, coraje y conocimiento iniciaron en los años ‘70 un camino colmado de desafíos, marcando un hito en la organización y fortalecimiento del Sistema de Salud neuquino.

Enfermera es la profesional que cuida y atiende a personas sanas y enfermas. En esta profesión humana, social y científica, enseñan, controlan, escuchan y cuidan. Son el símbolo del trabajo en el hospital y fuera de él, y en ellas se concentran dos grandes virtudes: altruismo y vocación.
Hablar de Salud Pública en nuestra provincia es reconocer grandes etapas que marcaron un “antes y un después”.
El “antes” nació con la creación del actual Hospital en el año 1940 bajo la Dirección del Dr. Eduardo Castro Rendón, quien observó la necesidad de organizar el “Sector Enfermería” para la atención de las personas que asistían al nosocomio.
El “después” comenzó con la provincialización en el año 1955. En 1958 cuando Neuquén tuvo su primer gobierno elegido por el pueblo con Angel Edelman –Alfredo Asmar se crearon distintas instituciones, entre ellas la Escuela de Enfermería, con el nombre “Escuela de Auxiliares Técnicos de la Medicina”, dirigida por Lucrecia Baricich.
Esta nueva entidad comenzó a funcionar en la calle Ministro González esquina Mendoza y otorgaba el título de “Enfermero”. Años más tarde cambió la modalidad, que aún perdura, capacitando “Auxiliares de Enfermería”.

Inolvidables
Lucrecia Baricich llegó a Neuquén proveniente de Buenos Aires convocada para organizar el “Centro Materno Infantil”, promovido desde el gobierno provincial debido a los problemas de salud de los niños y la falta de personal capacitado para atender esta problemática.
Lucrecia Baricich le propuso al Dr. Roberto Chevallier, titular de Salud en ese entonces, la creación de la “Escuela de Enfermería” que comenzó a funcionar en el año1959.
El valor de tantos hombres y mujeres idóneos que ejercían tan noble tarea merece un gran reconocimiento. María Soldano, Oscar Arabarco y muchos otros, comprometidos y con tan noble tarea.
“Ellos fueron los iniciadores de esta magna gesta, que no es sólo una cronología de hechos. Aquí lo que más importa es lo humano, las dificultades y los sentimientos de los protagonistas de esa época que nos legaron su entusiasmo, sus expectativas y proyectos a nosotros, que fuimos sus continuadores y hoy, gracias a Dios, tenemos el privilegio de contarlo”-indicó la licenciada en enfermería Alba Churrarín-.

Pioneros
Hay personajes dignos de ser rescatados quizás del anonimato de esta dedicada tarea de brindarse para con el otro en momentos difíciles. Uno de ellos, el enfermero Benito Segura que cursó sus estudios en Córdoba y ejerció en el hospital Castro Rendón. Otro inolvidable, el enfermero Oscar Arabarco así también como Raúl Calaf. Todos estos grandes hombres dejaron su impronta, con gran presencia en la comunidad. Ellos, con alma de enfermeros, realizaban tratamientos domiciliarios y no había día en que no estuvieran bien dispuestos. Y no había hora para ellos, porque siempre estaban listos para atender a los necesitados. Era la “época de la penicilina”.
Dina Tomio llegó a Neuquén a fines de la década del ‘60, arribó con el título de enfermera graduada en la “Escuela de la Cruz Roja” de Buenos Aires, convocada por las Autoridades de Salud de ese entonces, ante el advenimiento del Sistema de Salud Provincial.
Con el empuje, entusiasmo y perseverancia que la caracteriza rápidamente se puso a trabajar. Creó el “Departamento Central de Enfermería” y con suma rapidez visualizó la problemática existente. Conjuntamente con la Lic. Marta Pizarro de Lima, realizaron la reconversión del personal “idóneo” en “Auxiliares de Enfermería”. Fue ardua la tarea emprendida por estas profesionales que dieron manos a la obra para organizar el Sistema de Enfermería y Servicios de la provincia.
Entre los años 1984-85 fue creada la “Escuela Superior de Enfermería” que abrió sus puertas en la calle Pinar, en lo que era zona de bardas.
Los primeros directivos de la institución fueron la Lic. Eve Gil y la Lic. Martha Kossoy, ambas profesionales de vital importancia en la historia de la enfermería de nuestra región.
“Dina estaba en todo –indica Alba Churrarin- se proponía acciones y las hacia, era una luchadora. Lamentamos que no esté en este momento en Neuquén porque ella tiene muchas historias que tuvieron que ver con el pasado, pero también con el presente. Ella realmente estableció un hito que hoy contiene y sostiene el futuro de nuestra profesión”.

Organizadoras
Marta Pizarro de Lima tuvo también un papel muy importante en el desarrollo del Servicio de Enfermería de la Provincia. Dina Tomio la convocó para organizar el “Departamento de Enfermería del Hospital Castro Rendón” y coordinar la capacitación de los “Agentes Sanitarios y Auxiliares de Enfermería”.
La capacitación se llevó adelante desde Neuquén, a lo largo de una década y posteriormente le llegó el turno al interior de la provincia.
Marta Pizarro de Lima, hija de riojanos, había nacido en Buenos Aires. En 1938, siendo apenas una niña, debió trasladarse a La Rioja por razones de salud de su padre.
Realizó sus estudios secundarios en Catamarca; universitarios de Enfermería en la Universidad Nacional de Tucumán y la licenciatura en Enfermería, en Chile.
Marta se casó con un sanjuanino con el cual tuvo tres hijos, dos de los cuales nacieron en Neuquén.
“Vine a Neuquén a visitar a una amiga, Teresita Godoy, quien también fue muy importante en el área de salud, era educadora sanitaria- indica Martha-. Allí conocí a Dina que de inmediato me convocó para trabajar en la provincia”. Eran épocas de gran pujanza, estaba todo por hacer, encontró gente que la acompañó con la que compartía los mismos objetivos. El hospital crecía y esto exigía que el personal se perfeccionara más.
“Eran épocas donde no importaba ni el tiempo dedicado ni las banderías políticas, nunca preguntaron mi afiliación –reflexiona Marta- porque yo vine a trabajar. Nuestra labor era sin descanso, siempre siguiendo el objetivo que nos habíamos propuesto”.

Neuquina relevante
Otra mujer importante del área de Salud fue y sigue siendo, Alba Churrarin de Ortega, neuquina, que transcurrió muchos años de su vida al servicio de la Enfermería.
En el año 2002 se acogió a los beneficios de la jubilación. Alba ocupó diversos cargos en el Ministerio de Salud, desde la Jefatura de Unidad de Internación, hasta el cargo de Jefe del Departamento Central de Enfermería. Trabajó en el Hospital Castro Rendón la mayor parte de su vida profesional ocupando diferentes cargos y en servicios diferentes. Con Marta Pizarro de Lima trabajaron en la organización del “Departamento de Enfermería del Hospital.
En la década del ‘70, trabajaron en la organización del Departamento de Enfermería del Hospital y tanto Marta como Alba fueron respectivamente docente e instructora de la Escuela de Auxiliares Técnicos de la Medicina y también capacitaron a los agentes que el Sistema requería.
En el año 1997 Alba fue la propulsora contribuyendo a la puesta en marcha del proyecto de «profesionalización de los Auxiliares de Enfermería», dentro del Hospital Regional Castro Rendón.

Crecimiento del sistema
“El Sistema de Salud Provincial –reflexiona Alba Churrarin- surge en un momento en que la población tenía grandes problemas de salud, y viene a dar respuesta a esos inconvenientes, ya que si bien las instituciones estaban trabajando para paliar la situación, esto no era suficiente, y por ello se debió tomar otra postura ante los indicadores alarmantes de morbilidad, que padecía la comunidad en general. Todo esto hace que vengan técnicos y profesionales, muchos con experiencia, que sumaron sus esfuerzos. Y fueron acompañados por la acción de gobierno que interpretó la necesidad y asumió el dar respuesta a los problemas de salud. El estado estuvo siempre presente para hacer los cambios necesarios en toda la provincia. Muchas de estas cosas se saben. Muchos vivimos y fuimos parte de los cambios, ésta fue una provincia que sufrió una explosión demográfica más aún en las principales ciudades. Y de pronto nos encontramos con un Sistema de Salud que atendía desde los cuidados primarios en los lugares más alejados hasta una complejidad mayor en los centros urbanos, indicados por la zonificación que ya se había diseñado.
De a poco el interior fue cambiando la estructura de los edificios de los hospitales y se fue dotando de personal con formación. Enfermeros que vinieron de distintos lugares del país, algunos todavía viven aquí. Esto también merece un reconocimiento de parte de toda la enfermería, ya que los colegas que vinieron de afuera de la provincia, nos ayudaron y apoyaron con su conocimiento y experiencia y sin mezquindades compartieron con la gente de salud que se encontraba en el lugar”.
Alba concluye: “como reflexión final, si bien es cierto que la enfermería está en crisis, debemos recuperarnos, unirnos en un proyecto común, trabajar para mejorar las situaciones que nos llevaron a esta crisis, para así responder a la comunidad que sigue esperando. Existe la voluntad, en muchos enfermeros, de cambiar el rumbo. Hay aspirantes a la carrera de Enfermería motivados, sólo se deben poner en marcha proyectos que cambien la historia”.

(Sobre textos de la lic Vicky Chávez)

Déficit preocupante

En la actualidad, según afirmaciones de Alba Churrarín “existe un déficit importante de enfermeros en el mundo, en el país y también en nuestra provincia. Egresados de los entes formadores son insuficientes, tanto en cantidad como en calidad. Los entes formadores de la región están en deuda con la comunidad. Existen en la zona escuelas con distintas dependencias. Por ejemplo, la Universidad del Comahue en convenio con la Escuela Terciaria de Salud, tiene una Unidad Académica con formación de enfermeros, en Zapala con dependencia del Consejo Provincial de Educación.
La Escuela de Enfermería se encuentra con una suspensión transitoria; otra en Plaza Huincul que pertenece a la Cruz Roja, también con dependencia del Consejo, está intervenida por corrupción. Esta situación pone a la profesión frente a una crisis de magnitud. Debemos buscar la manera de salir, sabemos que somos pocos y que la profesión está considerada emergente pero también sabemos que tenemos una población pobre y otra empobrecida. Que hay niños y ancianos abandonados a su suerte, y hay enfermos que no tienen quién los atienda y en riesgo de enfermar aún más”.

Remedios

El 21 de noviembre, día de Nuestra Señora de los Remedios fue decretado en la Argentina como día Nacional de la Enfermería. Internacionalmente es celebrado el 12 de mayo en honor al nacimiento de Florence Nightingale, creadora de la Enfermería Mundial.

Siempre trabajando

Alba Churrarín es presidente de la Asociación de Enfermería, coordina la licenciatura en Enfermería con el programa a distancia de la Universidad Nacional de Córdoba. En el mes de julio pasado puso en marcha la “Escuela de Enfermería” de nivel terciario en instalaciones del CEMIC. Alba también pertenece al “Instituto de Extensión y Capacitación” dependiente del Consejo Provincial de Educación.

Crecimiento y organización

En el año 1980 se habilitó la torre central del hospital Castro Rendón sobre la calle Alderete. Una torre de cinco pisos que permitió ampliar el horario de atención con la incorporación de especialidades de mayor complejidad.
La atención a los enfermos necesitaba personal de enfermería con mayor formación. Por esta razón fueron convocados, por medio de un concurso, enfermeros de todo el país,
El ingreso de este personal contribuyó al crecimiento y pujanza del hospital Castro Rendón, con un rol importante en la comunidad de toda la provincia.
Paralelamente, este crecimiento producía otros movimientos porque al tener mayor complejidad en las instituciones, las organizaciones intermedias se motivaron para crear colegios profesionales, círculos, asociaciones.
Así se crea el “Centro de Enfermeros” entre 1970 y 1980. El presidente de este centro fue el enfermero Benito Segura, y armó las oficinas en su propia casa. En 1983 el sistema de atención a la población requería mayores y mejores recursos. Ante la necesidad de marcar “otra tendencia” en la profesión y favorecer la vida asociativa se creó la “Asociación Unión Enfermeros del Neuquén”, cuya presidencia fue ejercida por la Lic. Elsa Magnín.

 

 


La Mañana - Neuquén
Redacción Cómo anunciar  |  Webmaster
Neuquén - Fotheringham 445 - Teléfono 4490400
Copyright © 2002-2008 - lmneuquen.com.ar - Todos los derechos reservados
 
 
 
 

 

Nubosidad variable. Vientos moderados del sector oeste. Probable reducción de la visibilidad por presencia de ceniza volcánica.
 

Energía
Productivo

 


Especiales La Mañana Neuquén

Visite La Mañana Cipolletti

Visite La Mañana Roca
 Transportes Interurbanos
 Guía Profesional
 Teléfonos de urgencia
 Farmacias de turno
 Transporte Aéreo
 Quiniela
 Horóscopo
 
 
 
 
 
 
 
 

Cine
Teatro
Recitales
Televisión
Videos